La propuesta de retirar el 30% de los fondos de pensiones para distribuirlo entre los trabajadores afiliados puede parecer a algunos, a simple vista, un paliativo en momento de calamidad como el