Los retos empresariales ante una crisis de salud mundial

Esta crisis sanitaria, originada por el brote de Coronavirus (COVID-19), no tiene precedentes en la historia contemporánea. En este momento, el sector empresarial atraviesa su reto más importante: la supervivencia, la sostenibilidad del negocio en sí mismo ante la paralización indefinida de actividades, y con ello, la potencial ruptura de su cadena de valor.

Para muchos sectores esto representa un importante riesgo latente: el mantenimiento de muchos negocios en diversas esferas de la economía. Por lo tanto, la gerencia de la empresa enfrenta la necesidad de organizarse para gestionar la coyuntura, realizando una identificación de riesgos permanente y formulando escenarios, con el fin de comprender sus implicaciones y alinear esfuerzos en múltiples ámbitos.

Esos esfuerzos deben estar alineados a sus retos y para ello es importante comprenderlos, algunos de estos son:

Reto Operacional: dependiendo de la naturaleza del negocio, las empresas deberán dilucidar cómo continuar operando, hasta el alcance de sus posibilidades, con el fin de mantener un flujo de ingresos en concordancia con los compromisos y regulaciones según sea su naturaleza. 

Reto Comercial: mantener activos los servicios y/o el abastecimiento de productos al mercado, así como la presencia de marca conectada con el cliente o consumidor, representa el desafío de no desaparecer o ser sustituido frente a una ausencia involuntaria prolongada.

Reto Financiero: lograr estabilidad, implicará un esfuerzo por definir el mejor uso para la disponibilidad actual del efectivo, gestionar el flujo de caja y procurar los refinanciamientos de deuda que tenga la empresa.

Reto Tecnológico: No sólo para adecuar las necesidades del teletrabajo a raíz de la coyuntura, sino cómo profundizar la transformación digital en beneficio del modelo de negocio.

Reto Humano: proteger al talento humano en las organizaciones resultará un ingrediente indispensable. La protección de aquéllos que ocupan puestos de alta criticidad será fundamental para afrontar con éxito el proceso de recuperación postcrisis.

Reto Comunicacional: la capacidad de mantener un flujo comunicacional permanente con todos los grupos de interés será muy relevante.

Reto Reputacional: la combinación del adecuado manejo de todo lo anterior, tendrá un impacto sustantivo en la reputación, logrando capitalizar sobre la buena actuación responsable, aun en la peor circunstancia, o destruyendo valor reputacional con un mal manejo. Esto está directamente vinculado a la capacidad y calidad de las decisiones y cómo estas sean comunicadas.

AGREGA UN COMENTARIO

Your email address will not be published. Required fields are marked *