El Papa canonizó a la madre Teresa de Calcuta

CIUDAD DEL VATICANO. El papa Francisco declaró el domingo la santidad de la Madre Teresa, rindiendo homenaje a una religiosa que cuido de los más desamparados y acusó a los líderes mundiales por los “crímenes de la pobreza creados por ellos mismos”. El pontífice describió a la Madre Teresa como el modelo para una Iglesia católica que se acerca a las periferias en busca de los lastimados y los pobres, en una misa de canonización que congregó a unas 120.000 personas —ricos y pobres, poderosos e indigentes— en la soleada plaza de San Pedro.

“Llevemos en el corazón su sonrisa y entreguémosla a todos los que nos encontremos en nuestro camino, especialmente a los que sufren”, dijo el papa en su homilía. La canonización es la cita más destacada del Año Santo de la Misericordia decretado por Francisco y podría definir todo su pontificado, que ha dedicado a atender a los sectores más marginales de la sociedad, de los refugiados a las prostitutas, los enfermos, pobres y ancianos.

La plaza San Pedro del Vaticano estalló en aplausos antes siquiera de que el pontífice terminara de pronunciar el rito de canonización, en un reflejo de la admiración hacia la Madre Teresa entre cristianos y no cristianos durante su vida y tras su muerte en 1997. En Calcuta, en la Casa Madre de las Misioneras de la Caridad, la orden que fundó, cientos de personas siguieron la misa por televisión y aplaudieron con alegría cuando Francisco la declaró santa. Se reunieron en torno a la tumba de la religiosa, decorada con flores, una vela y una fotografía de la pequeña y anciana santa. “Estoy muy orgulloso de ser de Calcuta”, dijo Sanjay Sarkar, estudiante de secundaria, que acudió a la celebración.

“La Madre Teresa pertenecía a Calcuta y se la ha declarado santa”. Para Francisco, la Madre Teresa puso en práctica su idea de que la Iglesia debe ser un misericordioso “hospital de campo” para los más pobres entre los pobres, aquellos que sufren pobreza material y espiritual. En su homilía, Francisco la elogió como una santa misericordiosa que defendía la vida de los no nacidos, los enfermos y los abandonados, recordando su firme postura en contra del aborto, que a menudo la enfrentó con voces progresistas en todo el mundo. “Se ha inclinado sobre las personas desfallecidas, que mueren abandonadas al borde de las calles, reconociendo la dignidad que Dios les había dado; ha hecho sentir su voz a los poderosos de la tierra para que reconocieran sus culpas ante los crímenes de la pobreza creada por ellos mismos”, dijo el papa.

Cientos de hermanas de las Misioneras de la Caridad, con sus reconocibles saris de franjas azules, se sentaron en primera línea durante la misa, junto a 1.500 indigentes y 13 mandatarios, así como la reina Sofía de España. “Ella entregó su corazón al mundo”, dijo Charlotte Smaba, de 52 años y madre de tres hijos que había viajado con un grupo parroquial desde Gabón para la misa. “La misericordia, el perdón, las buenas obras: Es el corazón de una madre para los pobres”. Aunque numerosa, la multitud no alcanzó las 300.000 personas que acudieron en 2003 a la beatificación de la religiosa, debido en parte a las preocupaciones de seguridad tras varios atentados extremistas islámicos en Europa. Esas preocupaciones motivaron un despliegue de 3.000 efectivos de seguridad en la zona en torno al Vaticano, así como el cierre del espacio aéreo sobre la zona. Aunque Francisco se ha esforzado por mostrar a la Madre Teresa como un modelo por su gozosa dedicación a los olvidados por la sociedad, también reconocerá la santidad de una monja que pasó la mayor parte de su vida adulta en una agonía espiritual por sentir que Dios la había abandonado.

AGREGA UN COMENTARIO

Your email address will not be published. Required fields are marked *